Pink Inspiración de las Escrituras

Pink Inspiración de las Escrituras es 46 páginas sobre la inspiración de la Biblia por autor reformado, Arthur Pink.





Extracto

Capítulo uno – Hay una presunción a favor de la Biblia

Este argumento puede expresarse de manera simple y clara—El hombre necesitaba una revelación divina en el lenguaje humano. Dios había dado previamente al hombre una revelación de sí mismo en sus obras creadas—que los hombres se complacen en denominar “naturaleza”—pero da un testimonio inconfundible de la existencia de su Creador, y aunque Dios se revela de forma suficiente a través de ella para hacer que todos los hombres acaben “sin excusa”, sin embargo, la creación no presenta una revelación completa del carácter de Dios. La creación revela la sabiduría y el poder de Dios, pero nos da una presentación muy imperfecta de su misericordia y amor. La creación está ahora bajo la maldición; es imperfecto, porque ha sido dañado por el pecado; por lo tanto, una creación imperfecta no puede ser un medio perfecto para revelar a Dios; y por lo tanto, también, el testimonio de la creación es contradictorio.

En la primavera del año, cuando la naturaleza se pone sus túnicas más bonitas y vemos el hermoso follaje del campo y escuchamos los cantos felices de los pájaros, no tenemos ninguna dificultad en inferir que un Dios bondadoso está gobernando sobre nuestro mundo. Pero, ¿qué del invierno, cuando el campo está desolado y los árboles están sin hojas y desamparados, cuando una sombra de muerte parece estar descansando en todo? Cuando nos quedamos a la orilla del mar y observamos el sol carmesí de las plácidas aguas en una víspera tranquila, no dudamos en atribuir la imagen a la mano del Artista Divino. Pero cuando nos paramos en la misma orilla del mar en una noche tormentosa, escuchamos el rugido de las olas y el viento aullando, vemos los barcos luchando con las olas furiosas y escuchamos los gritos desgarradores de los marineros mientras descienden a una tumba acuosa, entonces, estamos tentados a preguntarnos si, después de todo, un Dios misericordioso está al timón. Mientras uno camina a través del Gran Cañón o se para ante las Cataratas del Niágara, la mano y el poder de Dios parecen muy evidentes, pero, como uno es testigo de las desolaciones del terremoto de San Francisco o los efectos mortales de las erupciones volcánicas del Monte Vesubio, está de nuevo perplejo y desconcertado. En una palabra, entonces, el testimonio de la naturaleza es contradictorio, y, como hemos dicho, esto se debe al hecho de que el pecado ha entrado y dañado la obra de Dios. La creación muestra los atributos naturales de Dios, pero nos dice poco o nada de sus perfecciones morales. La naturaleza no conoce el perdón y no muestra misericordia, y si no tuviéramos otra fuente de información nunca descubriríamos el hecho de que Dios perdona a los pecadores. El hombre entonces necesita una revelación escrita de Dios.

Nuestras limitaciones y nuestra ignorancia revelan nuestra necesidad. El hombre está en tinieblas concernientes a Dios. Borre la Biblia de la existencia y ¿qué podremos saber acerca de su carácter, sus atributos morales, su actitud hacia nosotros o sus demandas sobre nosotros? Como hemos visto, la naturaleza no es más que un medio imperfecto para revelar a Dios. Los antiguos tenían la misma naturaleza antes que nosotros, pero ¿qué descubrieron de su carácter? ¿A qué conocimiento del único Dios verdadero alcanzaron? El decimoséptimo capítulo de los Hechos responde a esa interrogante. Cuando el apóstol Pablo estaba en la famosa ciudad de Atenas, famosa por su aprendizaje y cultura filosófica, descubrió un altar, en el que estaban inscritas las palabras: “Al Dios no conocido”. La misma condición prevalece hoy en día. Visita aquellas tierras que no han sido iluminadas por la luz de las Sagradas Escrituras y se encontrará que sus pueblos no saben más sobre el carácter del Dios viviente que los antiguos egipcios y babilonios.

El hombre está en tinieblas con respecto a sí mismo. ¿De dónde soy? ¿Qué soy yo? ¿Soy algo más que un animal razonado? ¿Tengo un alma inmortal, o no soy más que un ser sensible? ¿Cuál es el propósito de mi existencia? ¿Por qué estoy aquí en este mundo? ¿Cuál es el fin y el objetivo de la vida? ¿Cómo voy a emplear mi tiempo y talento? ¿Viviré sólo por hoy, comeré, beberé y seré feliz? ¿Y qué después de la muerte? ¿Pereceré como las bestias del campo, o es la tumba el portal a otro mundo? Si es así, ¿adónde estoy dirigido? ¿Parecen sin sentido e irrelevantes estas preguntas? Aniquila las Escrituras, elimina toda la luz que han derramado sobre estos problemas, ¿y a dónde nos dirigiremos a buscar una solución? Si la Biblia nunca se hubiera escrito, ¿cuántas de estas preguntas podrían haber sido respondidas de manera satisfactoria? El célebre pero escéptico historiador Gibbon dio un testimonio muy llamativo de la necesidad del hombre de una revelación divina. Comentó: “Dado que, por lo tanto, los esfuerzos más sublimes de la filosofía no pueden extenderse más allá de la debilidad para señalar el deseo, la esperanza o, a lo sumo, la probabilidad, de un estado futuro, no hay nada más que una revelación divina que pueda determinar la existencia y describir la condición del país invisible que está destinado a recibir las almas de los hombres después de su separación del cuerpo”.

Nuestras experiencias revelan nuestra necesidad. Hay problemas que afrontar que nuestra sabiduría es incapaz de resolver; hay obstáculos que no tenemos medios para superar; hay enemigos que confrontar que no somos capaces de vencer. Necesitamos consejo, fortaleza y valor. Hay pruebas y tribulaciones que vienen a nosotros, poniendo a prueba los corazones de los más valientes y fuertes, y necesitamos consuelo y alegría. Hay penas y duelos que aplastan nuestro espíritu y necesitamos la esperanza de la inmortalidad y la resurrección.

Nuestra vida corporativa revela nuestra necesidad. ¿Qué es gobernar y regular nuestros tratos uno con el otro? ¿Deberá cada uno hacer lo que es justo en sus propios ojos? Eso destruiría toda ley y orden. ¿Elaboraremos un código moral, algún estándar ético? Pero, ¿quién lo arreglará? Las opiniones varían. Necesitamos algún tribunal de apelación final: si no tuviéramos Biblia, ¿dónde deberíamos encontrarla?

Pink Inspiracion De La Biblia
Pink Inspiracion De La Biblia
Pink-Inspiracion-de-la-Biblia.epub
67.9 KiB
109 Downloads
Details
Pink Inspiracion De La Biblia
Pink Inspiracion De La Biblia
Pink-Inspiracion-de-la-Biblia.pdf
Version: 1
251.2 KiB
58 Downloads
Details
This entry was posted in Bibliology, Español and tagged , , . Bookmark the permalink.